Las características particulares del jardín, la terraza o el balcón hacen que elegir muebles de exteriores sea una tarea que debemos realizar tras un cierto análisis. No quiere decir que esto sea algo complicado, pero sí debemos tener en cuenta que una mesa que parece perfecta o un sillón que nos ha fascinado en la tienda pueden no ser aptos para estar al aire libre.

No todos los materiales soportan la intemperie de la misma manera. Un mueble de madera sin tratar, por ejemplo, no es apto para el jardín. La madera, de hecho, puede no ser la mejor opción para ciertos ambientes exteriores, aún cuando tenga tratamiento, ya que no es un material que se lleve bien con el agua y la humedad.

Si vivimos en regiones muy húmedas o lluviosas, es preferible escoger materiales que sean 100% impermeables, como el acero inoxidable o el aluminio. En caso que la zona sea seca, nuestros muebles de exteriores sí pueden estar fabricados con algunos tipos de madera (como la teca) o con fibras plásticas.

Una vez que hayamos definido el material de nuestros muebles (por supuesto que se pueden hacer distintas combinaciones), ya podemos pensar en otros criterios vinculados a la decoración y la estética. Algunas personas prefieren que los muebles del jardín sigan la misma línea que el mobiliario de interiores; otras, en cambio, buscan crear un contraste. Todas las alternativas son válidas y sólo dependen de nuestro gusto.

Al elegir muebles de exteriores tampoco hay que olvidar preceptos que también se aplican en interiores. El espacio determinará la cantidad y el tamaño de los elementos, los colores deben ser armónicos entre sí y la funcionalidad tiene que estar garantizada.

Muebles Hogar          Percheros portatiles